Aumento de Morosidad en las Comunidades

Según ha publicado el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid, el nivel de morosidad de las comunidades de propietarios ha sufrido un incremento del 31,2% (con respecto al 2010) debido al impago de las cuotas por parte de los propietarios. De esta forma se pasa de 1000 millones de euros de deudas en el 2010 a 1350 millones de euros en el 2011, significando una deuda de más de 375 millones de euros.  El período medio aproximado de cobro por parte de las comunidades corresponde a 141 días.

Esta información ha sido presentada por el PLCM (Programa de Lucha contra la Morosidad en las Comunidades de Propietarios) en el I Informe Nacional sobre  Morosidad en Comunidades.

De toda la deuda, el porcentaje que se paga de forma amistosa (fase extrajudicial) disminuye un 17,53% con respecto al último semestre de 2010.

Existe una insuficiente gestión de la morosidad, motivada por las siguientes causas: ausencia de documentación, defectos de notificación, retrasos en las reclamaciones motivados por falta de recursos, defectos de forma que dificultan el inicio del procedimiento (por ejemplo la no existencia de firmas en todas las páginas de la reclamación), certificaciones deficientes, etc. En el 86% de las comunidades está presente este problema por no existir un administrador de fincas profesional.

Esto ha obligado a que el 54% de las comunidades haya tenido que reducir su presupuesto de gastos para 2012. Muchas de estas comunidades, para equilibrar el tema financiero, han  tenido que aumentar o mantener las cuotas. Existen diferentes grupos de morosos: selectivos (40%), morosos profesionales (22%), insolventes reales (26%), promotores inmobiliarios y entidades financieras (12%). El porcentaje de  insolventes ha aumentado de un 40% a un 61,1%, mientras que el resto de grupos va disminuyendo.

Para que las comunidades de propietarios puedan evitar y solucionar el problema de la morosidad, el PLCM (de uso exclusivo para administradores de fincas colegiados) les facilita las mejoras herramientas dotándoles de un sistema que defenderá sus intereses.

Cómo crear una Comunidad de Propietarios

Normalmente es el propio promotor del edificio la persona que  suele crear la comunidad de vecinos, siempre y cuando sea propietario de alguna de las viviendas.

Trámites a seguir para constituir la comunidad del inmueble:

– Se debe de convocar la junta de constitución para poder empezar a vivir en la comunidad, esta iniciativa la puede tomar cualquiera de los propietarios. En la convocatoria se indicará el lugar, día y hora en que se celebrará en primera o en segunda convocatoria la reunión. El punto más importante del  Orden del Día será la constitución de la comunidad y el nombramiento de los cargos de la misma (presidente, secretario, administrador…). Para facilitar el trabajo administrativo y de gestión económica se recomienda contratar los servicios profesionales de un administrador de fincas colegiado.

– Para realizar la apertura de las cuentas corrientes de la comunidad se deberá proceder a la autorización de firmas. Posteriormente se realizará la aprobación de un presupuesto inicial y una derrama para provisión de fondos para poder hacer frente a los gastos iniciales.La Ley de Propiedad Horizontal establece que el importe de esta derrama no puede ser inferior al 2,5% del presupuesto ordinario de la comunidad, y que posteriormente esta cantidad se verá incrementada al 5%.

– El secretario deberá escribir en el acta de constitución las decisiones tomadas en la primera junta, y plasmarlas en el Libro de Actas que se podrá adquirir en cualquier librería o en el Colegio Profesional de Administradores de Fincas correspondiente. En el plazo de dos semanas, el Libro de Actas se llevará al Registro de la Propiedad donde esté inscrito el inmueble para su legalización.

– Se deberá llevar a Hacienda el Libro de Actas convenientemente cumplimentado y solicitar el NIF de la comunidad rellenando allí el formulario 036. El NIF es obligatorio para poder abrir cuentas bancarias en entidades financieras a nombre de la comunidad. También es obligatorio para poder dar de alta la comunidad enla Seguridad Social y así poder contratar a personal externo o contratas de servicios. Es necesario presentar en Hacienda la siguiente documentación para solicitar el NIF: la constitución de la propiedad horizontal, el libro de actas o el nombramiento del presidente (representante legal de la comunidad).

Las comunidades de vecinos están obligadas a practicar retenciones profesionales o por rendimientos de trabajo.