Comunidad de Propietarios

¿Qué es una comunidad de vecinos?

Se estima que más del 50% de los españoles pertenecen a una comunidad de propietarios, también conocida como comunidad de vecinos. La convivencia suele ser tan necesaria como inevitable, una realidad compresible siendo criaturas sociales.

Posiblemente, estás inmerso en una comunidad de vecinos o acabas de incorporarte a una. Te asaltan las dudas de qué es una comunidad de vecinos o cómo funciona.

¿En qué consiste una comunidad de vecinos?

Se trata de la entidad jurídica compuesta por cada propietario o copropietario de un edificio. La convivencia puede antojarse como una prueba de obstáculos. Seguramente, lo tienes claro si vives con tu familia o compañeros de piso.

Hay un sinfín de problemas a pequeñas escala que puede evitarse, incluso prevenir que adquieran grandes proporciones. Vienen como salvavidas los estatutos o normal pautados, teniendo como flotador la Ley de Propiedad Horizontal.

¿Cómo gestionar como un experto la comunidad de propietarios?

Si estás involucrado por ser el presidente de turno, ¡te volverás un experto solucionador de conflictos! Bien sea por necesidad o a placer.

¿Tu objetivo? ¡Qué la convivencia fluya sin altercados! El objetivo será inmutable aunque sea un conglomerado de locales o comunidad de propietarios.

Acá se llega a un consenso para solventar los desafíos compartidos por todos los propietarios. El devenir de la convivencia recaerá en varios cargos elementales.

¿Quiénes llevan la batuta en la comunidad de vecinos?

La batuta va en armonía con una variedad de compromisos que se distribuyen entre diferentes propietarios. Cada cargo se renovará en el plazo de 1 año, a menos que los estatutos internos fijen lo contrario.

  • Presidente: Será el vocero así como representante legal de su comunidad. Entre sus funciones está la convocatoria a las juntas extraordinarias y ordinarias. Suele resolver los conflictos que se presenten.
  • Vicepresidente: Es un rol opcional, Su función consiste en sustituir las responsabilidades del presidente cuando esté ausente.
  • Administrador: Se encarga de los temas técnicos, legales y financieros para que la gestión así como el mantenimiento sea excelente.
  • Secretario: Este rol puede ser suplido por el administrador o presidente. Tendrá que realizar las actas correspondientes cada junta de propietarios y expedir los comprobantes que se precisen. Sea para la venta del local o piso.

Las comunidades de propietarios se apoyan en la junta de propietarios. Este constituye el pilar fundamental de la comunidad. ¿Qué funciones ejerce?

Será la encargada de designar al presidente de turno, la aprobación de presupuestos y cuentas. Asimismo, reformará o aprobará los estatutos internos.

¿Por qué leyes se rige?

Desde la década de los 60, en España se cuenta con la Ley de Propiedad Horizontal. Será la mejor amiga y árbitro imparcial de las disputas o riñas entre los propietarios.

Posee las normativas para el manejo tanto de locales como de propiedades. Será el Google donde se encuentre cada respuesta frente a los diferentes problemas.

¿Dudas con los deberes o derechos de cada propietario? ¿Confusiones con los compromisos del presidente? ¿Disputas por los órganos que encabezan la comunidad? ¡Bastará revisar la LPH!

En territorio español, solo Cataluña posee una ley diferente en este aspecto siendo el Código civil de Cataluña.

¿Tiene algún complemento?

¡Sí! Existen también los estatutos que funcionan de manera interna. Allí se contemplan con detalle las obligaciones o derecho de cada propietario. Entre ellos cómo usar los espacios comunes o qué hacer con la contaminación sónica.

Los estatutos se aprueban por la Junta y de forma unánime. Corresponde hacer un acercamiento al rol de las juntas.

¿Qué son? Se trata de reuniones convocadas por el presidente de la comunidad o la junta de propietarios. Se centra en salvaguardar los intereses de cada vecino, participan los propietarios de los locales o pisos.

Los inquilinos o arrendador suelen carecer de voz y voto al respecto. Existen dos clases de juntas: ordinarias o extraordinarias. Las primeras se tienen como mínimo anualmente.

Allí son aprobados los presupuestos para el año entrante. En cambio, las extraordinarias se convocan de cara a emergencias o cuando lo solicita 25% de los propietarios.

En cualquier caso, se respeta un listado de temas a abordar y se enumeran a los propietarios con morosidad.

¿Qué conflictos pueden presentarse?

La convivencia tiene sus altas y bajas. La realidad ha dado pie a muchas comedias que abordan el tema de cómo se vive en una comunidad de vecinos. Son habituales incidentes como contaminación sónica, malos olores, suciedad en áreas comunes, fiestas a deshoras, etc.

¿Qué inconvenientes se alzan en el top de lo predecible y corriente?

  • Reparaciones u obras: Puede que se ignoren los horarios para hacer las reformas o las prevenciones para manejar los desechos y suciedad inherentes.
  • Prendas tendidas: Cuando se escurre mal, termina goteando en el techo o balcón de otros vecinos. Incluso se desluce la fachada general.
  • Contaminación sónica: Fiestas en el piso que se prolongan e interrumpen el descanso de la comunidad. También incomodará la música ensordecedora en días de semana o fuera de horarios.
  • Humedades: Pueden deberse al goteo de los aires acondicionados o un riego excesivo de jardines interiores. Se alzan como amenazas para la infraestructura.
  • Mal uso o abuso de áreas comunes: Bloquear el acceso a las plazas de otros coches es un ejemplo bien conocido y padecido.
  • Animales de compañía: Es encantador tener mascotas, pero implica entrenarlos para que no ladren exceso alterando a los vecinos. También deberán recogerse sus heces, en caso de hacerlas en espacios comunes.
  • Descuido de espacios comunes: Puede ser rayar las paredes, ensuciar el piso con colillas o basura chorreante.

¿Cómo fomentar la armonía entre los vecinos?

Será recomendable que los vecinos se conozcan entre sí. Al mudarte a una nueva comunidad, recuerda presentarte en especial con los locales o pisos que colindan con el propio.

Procura cuidar los espacios comunes como si pertenecieran a tu piso. Nada de papeles o colillas tirados, tampoco espacios obstruidos. ¿Harás fiestas o remodelaciones?

Consulta los horarios en que puedes hacerlo. En el caso de reformas, incluso puedes comunicarlo los vecinos tienen que tolerarlo siempre que se respeten los estatutos.

¿Eres el presidente de la comunidad? Recuerda que tienes muchas responsabilidades, pero eres un vocero. Si abusas del cargo, pueden reemplazarte. Además, si causas inconvenientes pueden tomarse acciones legales. Por favor, no seas un vecino moroso. El edificio se deteriora por tales demoras.

También puede gustarte...