Juntas

Votaciones en comunidades de vecinos

Lo primero que se debe hacer al momento de querer hacer unas elecciones vecinales, es realizar una convocatoria formal. Esta convocatoria puede titularse como la primera y normalmente es seguida de al menos dos más. Es importante que en dicha convocatoria se tome en cuenta a toda la comunidad sin excluir a nadie.

En dicha convocatoria se puede hacer una propuesta inicial en donde se exponga cada uno de los puntos y además los proyectos que se quieran realizar. De inmediato se puede realizar una votación para hacer un estimado de cuál es el nivel de aprobación de dicho proyecto y saber que tan de acuerdo están las partes. En caso de que no se encuentren algunas personas se tendrá que tomar su voto como neutral hasta que se cambie dicha situación.

Posteriormente, puede realizarse una segunda convocación con la finalidad de abarcar a quienes no estuvieron presentes en la primera. De esta forma se puede cambiar su voto de neutro a pasivo o negativo dependiendo de cada uno. Al finalizar dicha convocación se debe volver a contar los votos para saber si existe una mayoría positivista o no.

¿Cuándo es necesario que la mayoría de vecinos esté de acuerdo?

En los casos en que se quiere hacer cambios que afecte a toda la comunidad como la sustitución de vigilantes o servicios que engloben a más de la mitad de propietarios. Es necesario una mayoría de al menos ¾ partes, esto debido a que se necesita que la mayor parte de los vecinos esté de acuerdo porque el cambio les afectará a todos.

También, si se da el caso en que se necesita hacer un cambio en algún elemento que pueda afectar de una u otra forma la calidad de los servicios de los propietarios. Un ejemplo de esto puede ser por ejemplo, la mejora del servicio de internet a través de la instalación de fibra óptica.

Para este caso se necesita que la mayor parte de los vecinos estén de acuerdo, en el mejor de los casos se debería lograr una mayoría unánime, debido a que el servicio mejorará significativamente. Sin embargo esta clase de cambios suelen ser los más difíciles de efectuar debido a que se necesita un cambio total en la arquitectura del servicio. Por ejemplo, como hemos dicho del internet, se necesita un cambio en los cables del suministro, lo que llevará algunos días de trabajo.

Otro ejemplo de cambios importantes en la infraestructura de la comunidad, puede darse al querer construir una nueva instalación. Esto engloba a cualquier tipo de estructura que vaya a ser usada por toda la comunidad. Por ejemplo podemos mencionar los parques, aéreas de recreación o piscinas. Cada uno de estos ejemplos tiene que ser aprobados por la mayor cantidad de vecinos posible.

¿En qué casos se puede aplicar una mayoría simple?

La mayoría simple consiste simplemente en que el 50% + 1% de los vecinos esté de acuerdo con el cambio que se está planteando. Como su nombre indica es la forma de mayoría más simple y a la vez más común. En la mayoría de los casos el resultado no suele ser tan apretado, por lo que siempre existirá una mayoría de más del 80% si son cambios a favor.

La mayoría simple puede aplicarse para los cambios pequeños como el cambio de la iluminación o la instalación de mejoras pequeñas a las infraestructuras. Del mismo modo si se da el caso de querer ayudar a algún vecino con una instalación en su propiedad, se puede llamar a consejo y establecer roles.

¿Para cambios en la infraestructura que tipo de mayoría se necesita?

Para hacer cambios (mayormente mejoras) en algunas áreas y estructuras de la comunidad, se necesita que al menos el 35% esté de acuerdo. Teniendo en cuenta que el otro 75% no esté en contra de dicha propuesta, sino que se hayan abstenido de votar. En estos casos si se tiene dicha cantidad de votos se pueden empezar a remodelar las áreas seleccionadas y de esta forma dar una mejor vista a la comunidad.

¿Dónde debe efectuarse la votación?

Todas las votaciones que se realicen con respecto a cambios en la comunidad, deben realizarse en la junta de vecinos. Para esto como hemos explicado ya se pueden hacer una serie de convocaciones, en donde cada parte debe exponer si está de acuerdo o no.

Su voto debe ser público y al mismo tiempo debe registrarse para llevar un conteo exacto de cuántas partes están de acuerdo y cuántas no. A diferencia de otro tipo de votaciones, no se debe permitir que haya votos secretos. Esto debido a que las elecciones deben darse abiertamente y sin necesidad de una preparación especial.

También puede gustarte...